Noche 46

Tú eres la nueva teoría del Big Bang.
La gran explosión.
Quien equilibra el ying con el yang.
Nada antes de ti estaba vivo.
Pese a las tormentas tropicales
que han arrancado mi piel de cuajo, he sobrevivido;
siempre con mi propia fuerza.
No han podido conmigo esas ganas desesperadas 
de acabar con todo, que a veces hacen que me retuerza.

Ya no.

Dime, por qué has tardado tanto en aparecer.
Ya no te creía posible,
ya no creía poderte ver.

En las cajas negras de mis aviones de papel derribados
puedo rescatar solo atisbos de felicidad.
Ya no me desmorono en las arenas movedizas
de mi tristeza, 
ya en mis ojos no hay calima,
gracias a ti...

                         mi propio amor,
                           mi autoestima.