Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2018

Me quiere, no me quiere...

Silencio.
Un mensaje intenso eliminado.
Un caos en la cabeza removiéndolo todo.
Más silencio.
O quizá sea que el mundo se vuelve insonoro
ante el ruído fuerte de este desequilibrio, de este abatimiento.

Sé que vendrás un día, lo sé.
Vendrás con un ramo de excusas,
diciendo lo siento;
explicándome que preferiste hacerme daño,
que preferiste no decirme toda la verdad.
Que preferiste mancharme con la duda
y con tu manera dañina de dejarme atrás,
en todo momento, atrás.

Me has dejado desnuda, tendiendote mis manos,
ofreciendo lo único que te he podido dar: siempre a mí.
Me has vacilado entre los si-no, y me has aguardado con tu inseguridad,
para darme inseguridad.
Y no darme nada más.
Solo la certeza de todo lo que ibas a ser y nunca llegaste a ser conmigo.

Mentiras, bipolaridad o indecisión.
Es todo lo que me has acabado aportando.
Son todas las razones por las que si un día vuelves,
te daré la bienvenida con una muy clara negación.

Ya no te quiero; me quiero yo.

Volver a ser

Bajo la quietud que cubre, hay miedo.
Hay arrepentimiento constante,
desasosiego, cansancio y un sentimiento de fraude que forma sobre la piel escarchas de hielo.
Soy hielo. Yo soy hielo.
Me he convertido en irracional, quizá, también, en bipolaridad. Noto un frío inexplicable entre mis manos que acaricia sin sentir; ya no siento, soy peor que un animal.
Actúo por instinto. Olfateo antes de quedarme y me aparto donde creo seguridad.
No hay seguridad, y el amor queda extinto.

Bajo esta quietud que me cubre, no solo hay miedo.
Intento volver a ser,
pero mis dedos se paralizan justo antes del roce.
Me bloqueo; no puedo.

Siento que ya no puedo y que mi orgullo ya no cede.
No es el corazón desbordado de recuerdos
ni mi piel arañada de pasado,
es una incapacidad de dar y sentir que me sucede.

Soy yo que, involuntariamente, he dejado de ser.
No es que no quiera sentir,
es que ni soy títere, ni mi corazón marioneta.
Pero bajo esta quietud que me cubre, espero pacientemente a renacer.