La vicisitud de la tristeza

Como en un reloj de arena,
todo el dolor se atrapa en un mismo extremo
hasta caer la última mota
y volcar de regreso.
No puedo detenerlo,
pero me niego a que caiga de nuevo
en mí
ese peso.