Ir al contenido principal

La inestabilidad de un cuerpo malherido

No quiero abrazos.
Estoy rota.
Y sé que con solo uno de ellos,
terminarían de abrirse todas las fisuras que rajan mi espalda
y me haría pedazos.

Comentarios