Ir al contenido principal

En pause

He dejado de sentir cómo nacen las larvas bajo mi vientre,
de sentirme perdidamente ilusionada por coger
al amor que se gesta y que ya siempre dejo sobre algún recipiente;
quizá ya no sepa comprenderlo,
ya no me quede magia en los ojos para seguir viendo cómo se detiene el tiempo,
o quizá me falte ingenuidad para creer todavía en cuentos.
Es algo que expira cuando ya no hay un estado pulcro
en el pecho.
Roto, descuidado y malgastado el pulso,
entre arañazos bruscos.
Y aunque quiera intentarlo, siempre acabo
diciéndome a mí misma, qué hago.
Siempre acabo encontrando un pero.
Como si ya no fuera aquella de antes con el conformismo entre los brazos,
al que en realidad no echo de menos.
Aunque sí me gustaría sentir como sentía;
tan soñadora y con tantas ganas,
que ahora en lo que menos creo, es en aquello en lo que sí creía:

el amor.

Ya no soy capaz de sentir aquello,
ya no solo ante palabras, si no tampoco ante pruebas de te quiero.
No porque no quiera, ni desconfíe, ni tema siquiera al dolor,
si no porque cualquier pequeñez es capaz de pararme los pies
y hacerme decir que no.
Ya no me es fácil sentir lo suficiente
para querer quedarme,
aunque me manifiesten
la mejor manera de quererme.
Termino largándome de cualquier minucia que me procure la duda.
Y ni siquiera yo, con eso, soy capaz de entenderme.
Pienso incluso, que puede que esté mejor sola.
Que con ello me ahorre cargar mochilas de fricciones sobre la espalda
que cualquier relación atesora.
También eludir hacer y hacerme daño
y limpiarme la sangre de la boca al morderme la lengua,
con el orgullo hecho trapo.
Quién sabe qué es mejor.
Desde luego yo no voy a impedir pero tampoco forzar nada.
Simplemente espero sentir algún día con alguien en que los dos nos merezcamos
que sin esperarnos,
la vida haya parecido estar parada,
hasta encontrarnos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

El salvavidas

Veo pasar la vida
mientras yo estoy allí, tras el escaparate.
Intocable y protegida.
Soy el náufrago de mis propios temores,
casi ahogado y recogiendo, de cuclillas,
las ganas que queden por sentir.
Con los sinsabores aún en el paladar del corazón,
y la traición a la palabra en mi recuerdo,
sin olvido ni perdón.
He comido de mis propios errores,
desnutriendo mi felicidad.
Y mientras me sumergía en un río
cualquiera, en donde no supe cómo nadar,
no vi flotar ningún salvavidas
del que llaman Dios.
He agonizado en el odio,
pero mis sueños
siempre han sido mi resurrección;
un plato más donde comer
con la glotonería de mi superación.
Así, a pesar de que he caído y levantado
una vez tras otra,
sé que no debo rendirme antes de luchar.
Y que, aunque no consiga todo lo que quiera,
no habré fracasado,
pues, al menos, lo habré sabido intentar.
Podré romper el escaparate de las dudas y las suposiciones
y ser yo quien compruebe que la vida es aquella puta
que te pone a prueba en las peores situaci…

¿Cúal es la ocasión perfecta?

Me agarró por la espalda, me colocó un par de alas
y me dijo, puedes irte si quieres.
Pensé, quizá no le importa que me vaya.
Me sentí sobre la inestabilidad de un precipicio, entonces yo,
con miedo a hacerme desastre, abrí el plumaje y comencé a volar.
Quizá yéndome me empiece a necesitar.
También quizá no.
Entonces empecé a querer olvidarme de lo que yo quería.
Lo importante es si eso mismo que yo siento, lo sentimos los dos.
Y parecía que no me correspondía.
Tantas veces he soñado con sus brazos agarrándome fuerte tras la espalda.
Tantas veces he pensado, que si me diera una sola ocasión de tenerme de frente
sin las espadas de escudos tan perennes,
muy posiblemente hubiese conseguido derretirle esta frialdad.
Pero qué más da;
sé que con el tiempo me mirará
con esas pupilas color cielo,
y con lo que ahora se resiste, entonces no se resistirá.
Pero siempre existe un pero,
y en esta historia no será menos;
y es que si me pone esas alas,
y yo echo a volar más allá de su alcance,
existe…

La inmortalidad de las mariposas

Intento hacerte caso. Dejarte a un lado. Dejarnos por un tiempo. Hacer como que no siento. Pero te encuentro en los recuerdos que me producen las charlas con otros; me quedo pensando en lo que me respondías tú. Y es cuando me vuelve la sonrisa. Empieza a abrirse el ataúd de todo lo que he intentado matar después de que decidieras parar conmigo al mundo que nacía bajo nuestros pasos, de todo lo que parecía mariposa bajo nuestros ombligos, de todas las noches que eran como tardes de domingo. Y no lo puedo evitar. Que, estás siempre presente de alguna forma, y cuando te pienso, no siento ningún sentimiento herido, cuando pienso en ti, yo solo siento paz. Es esa tranquilidad que nunca he sentido por nadie en pleno intermedio, en pleno punto muerto. Olvidándome de olvidarte. Contigo mi corazón, aun sin estar, no se siente desnudo, lleva impecables, y anudados, los cordones de seguridad en sus zapatos. Y no tropieza con el olvido ni con los mismos errores de cualquier otro pasado. Sin embargo, si tú no fueras tú…