Ir al contenido principal

La doncella

Aún cuando decía que le olvidé,
a veces buscaba saber cómo estaba.
Quizá por si aún me tenía presente, o tal vez
porque yo todavía le pensaba.
No de aquella forma en la que yo me reducía a la nada
y le regalaba el corazón entero
para ponerme bajo sus cuerdas de titiritero.
Pero algo quedaba aún,
que no eran ni cenizas ni memorias de baul.
Quizá curiosidad bajo aquel rencor.
Quizá mis ganas de querer que sin mí no estuviese mejor.
El egoísmo del odio.
El dolor que pasaron estas heridas ya secas.
Todos los escalones del podio,
vacíos de recelos,
en donde ya no se encuentra.
Y ya no me siento víctima,
de aquel invierno helado,
de aquel infierno entre sus candados.
Tampoco me tiritan
los recuerdos,
y ni siquiera se encuentran bajo tiritas.
Quien perdió,
ya no soy yo,
ya no me siento así.
No fue más que una estación
de entre tantas otras que ya pude vivir.
Pasado y lección.
Nada más.
Y seguramente sepa que no volverá
a tener a alguien que soporte todas aquellas faltas.
Porque su supuesto amor iba asociado
a una serie de peleas ya amañadas y sin revancha.
Aunque debí de ser yo, son ellas,
son sus manos las doncellas
que barrieron hasta la última miga
de lo que fui y lo que fuimos,
Y ya ni amantes ni amigos.
Y está claro,
no vale la pena la estancia de lo que no es bien recibido.

Comentarios

Entradas populares de este blog

El salvavidas

Veo pasar la vida
mientras yo estoy allí, tras el escaparate.
Intocable y protegida.
Soy el náufrago de mis propios temores,
casi ahogado y recogiendo, de cuclillas,
las ganas que queden por sentir.
Con los sinsabores aún en el paladar del corazón,
y la traición a la palabra en mi recuerdo,
sin olvido ni perdón.
He comido de mis propios errores,
desnutriendo mi felicidad.
Y mientras me sumergía en un río
cualquiera, en donde no supe cómo nadar,
no vi flotar ningún salvavidas
del que llaman Dios.
He agonizado en el odio,
pero mis sueños
siempre han sido mi resurrección;
un plato más donde comer
con la glotonería de mi superación.
Así, a pesar de que he caído y levantado
una vez tras otra,
sé que no debo rendirme antes de luchar.
Y que, aunque no consiga todo lo que quiera,
no habré fracasado,
pues, al menos, lo habré sabido intentar.
Podré romper el escaparate de las dudas y las suposiciones
y ser yo quien compruebe que la vida es aquella puta
que te pone a prueba en las peores situaci…

¿Cúal es la ocasión perfecta?

Me agarró por la espalda, me colocó un par de alas
y me dijo, puedes irte si quieres.
Pensé, quizá no le importa que me vaya.
Me sentí sobre la inestabilidad de un precipicio, entonces yo,
con miedo a hacerme desastre, abrí el plumaje y comencé a volar.
Quizá yéndome me empiece a necesitar.
También quizá no.
Entonces empecé a querer olvidarme de lo que yo quería.
Lo importante es si eso mismo que yo siento, lo sentimos los dos.
Y parecía que no me correspondía.
Tantas veces he soñado con sus brazos agarrándome fuerte tras la espalda.
Tantas veces he pensado, que si me diera una sola ocasión de tenerme de frente
sin las espadas de escudos tan perennes,
muy posiblemente hubiese conseguido derretirle esta frialdad.
Pero qué más da;
sé que con el tiempo me mirará
con esas pupilas color cielo,
y con lo que ahora se resiste, entonces no se resistirá.
Pero siempre existe un pero,
y en esta historia no será menos;
y es que si me pone esas alas,
y yo echo a volar más allá de su alcance,
existe…

La inmortalidad de las mariposas

Intento hacerte caso. Dejarte a un lado. Dejarnos por un tiempo. Hacer como que no siento. Pero te encuentro en los recuerdos que me producen las charlas con otros; me quedo pensando en lo que me respondías tú. Y es cuando me vuelve la sonrisa. Empieza a abrirse el ataúd de todo lo que he intentado matar después de que decidieras parar conmigo al mundo que nacía bajo nuestros pasos, de todo lo que parecía mariposa bajo nuestros ombligos, de todas las noches que eran como tardes de domingo. Y no lo puedo evitar. Que, estás siempre presente de alguna forma, y cuando te pienso, no siento ningún sentimiento herido, cuando pienso en ti, yo solo siento paz. Es esa tranquilidad que nunca he sentido por nadie en pleno intermedio, en pleno punto muerto. Olvidándome de olvidarte. Contigo mi corazón, aun sin estar, no se siente desnudo, lleva impecables, y anudados, los cordones de seguridad en sus zapatos. Y no tropieza con el olvido ni con los mismos errores de cualquier otro pasado. Sin embargo, si tú no fueras tú…