Ir al contenido principal

Mi problema

Mi problema es que siempre
quiero entrar por puertas a medio abrir.
Y calarme en corazones  por recovecos
aún sin descubrir.
Luego me miro al espejo
y me veo partida en varias mitades
y no sé si sería capaz
de recoger todos estos retales.
Y descubrirme ante ti.
Y sabiendo quién soy
te quedes conmigo.
Que aún conociendo mis debilidades
aceptes mis heridas
y no te quieras ir.
Pero a veces es como si
no sólo tuviera que sostener
mis inseguridades,
sino también las tuyas.
Tus recuerdos,
tu pasado aún sin costra,
y es cuando mi pecho se acurruca
y siento miedo.
Y quizá también,
me siento sola.
Y cómo no, es cuando ocurre…
Es cuando repiten el capítulo
y me dejan como cristales rotos
y añicos.
Quizá no nos abrazáramos
lo suficientemente fuerte
para recolocar nuestras piezas sueltas.
El caso es que
yo me quedo un largo rato
esperando,
anhelando un “quizá vuelva”…

Comentarios