sábado, 7 de mayo de 2016

Lo peor de todo



¿Sabes qué fue lo peor de todo?
El haber creído de forma segura que éramos para nosotros.
Que mi corazón ya, no volvería a estar solo.
Pero te levantas un día,
con el pie izquierdo
o sin la suerte de tu lado,
te miras al espejo con los ojos rojos entornados,
sin poder aún creer que de verdad
y sin marcha atrás,
todo ha cambiado.
Y sin la fuerza para seguir la rutina,
ni las ganas de vivir que construía
en cada alba al pensarte
en mi compañía,
no hay más remedio que seguir andando.
No hay más remedio que fingir.
Que esconder tus lágrimas en el bolsillo.
No hay más remedio que continuar marchando
y arrastrar los pies sin ninguna fuerza de reír,
con la media sonrisa de lado.
Y para qué pensar en el futuro que dejamos.
Eso me hacía aún más miserable.
Tenía miras contigo a un tiempo lejano.
Ya no habría copas de alcohol
que estrenar para celebrar el amor.
Habrá que reciclarlas.
Tendré que reciclarme.
Y amar al amor propio.
Tal vez por una vez, no debía negarme.
Debía de quererme más a mí.
Lo peor de todo es que todo esto cuesta mucho.
Quizá fue fácil para ti.
Ya que tú elegiste este giro,
yo no lo elegí.
Es una sensación moribunda.
Un cóctel de pena, de llanto, de furia,
de fracaso, impotencia…
Y me preguntaba si alguna vez el amor triunfa…
Porque yo creo que morí
cuando te dio por dejarme atrás.
Iba por ahí con los nudillos cabreados,
y los ojos encharcados.
Con las ojeras dolidas
y con un 23% de ganas por despertar
para luchar con otro día.
Tuve que guardar los peluches,
las cartas y todas las mentiras.
Porque es lo que creo,
que nada fue real.
Pero mira, ¿sabes qué?
Hallé el modo de poderte superar.
Lo peor de todo es que un día miraste mi foto
y te diste cuenta de que lo habías estropeado todo.
Y cuando quisiste volver, me habías decepcionado tanto,
que fui yo quien ya no quería estar contigo.
Y me dolió decirlo.
Pero es que me di cuenta de que debía reinventarme,
porque nada de lo que he dado por ti, fue merecido.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.