sábado, 23 de abril de 2016

Te encontré en la definición perfecta



Que seas como el aguardiente.
Que me quemes por dentro
y me dejes tu sabor entre los dientes.
Y te apoyes en mi alfeizar,
dejando crecer macetas
que lleven tu nombre y nuestra fecha.
Se tantas cosas como quieras, menos el lastimo.
Que ya que llegaste, quiero que seas siempre mi algoritmo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.