Ir al contenido principal

Superación



Llegaste a descifrar
 el significado de cada una de mis palabras y gestos.
 Ni siquiera hizo falta empeño.
 Me diste tu tiempo para conseguirme,
 para marcarte en mi interior,
 e hiciste que te diera todo lo que soy.
 No todo marchó bien,
también me enseñaste a sufrir por amor,
 y aún así te fui queriendo...
 como a nadie, como a nada nunca...
 Y cuando más acostumbrada a ti estuve,
decidiste borrar tu nombre de mi vida.
No me diste opción a un último día contigo.
No te enfrentaste a mirarme a la cara
para decirme que el tiempo te había vencido
y que ya no lucharías más por encontrarme.
Dime qué combinación repulsiva de olvido
debía tomar para no dolerme...
para dejar de pensar y no llorarte...
Me dejaste con la duda
de poder ser yo la culpable.
 Pensé en rendirme,
 en olvidar cada vértice
 de sueños que tuve.
Morí en cada noche
cada vez que ahogaba a mis ojos
en un veneno de reproches.
Me costó cruzar un oasis
buceando entre todo lo que te aludía.
No fue fácil.
Pero después de tanto remedio
en los que me socorría
y de todas las inyecciones para anestesiar
los impulsos de buscarte,
puedo decir que esta terapia de tiempo
ha logrado que pueda superarte.


Comentarios