jueves, 28 de abril de 2016

Punto y final



Y ahora sí.
Ahora que somos cualquier desconocido más,
y puedo cruzarme contigo y no ver nada especial en ti,
como hacía antes desde mi ojos,
puedo dejar atrás tu protagonismo en mis sentimientos.
Ahora que no me necesitas,
no mereces más atención de mi viejo sufrimiento.
Es hora de quemar tu nombre de mis cicatrices
y no volver a escribirte en páginas, donde ya no existes.
Purgué todos los rincones,
en donde se escondían tus recuerdos.
Pero eres la historia más triste de amor
que le ha pasado a mi corazón.
Y eso no se olvida.
Has sido el dardo de mis frustraciones,
de mis requiebros,
de mis noches encharcadas de lágrimas
 y la media sonrisa enmascarada.
Has sido muchas cosas
vestidas de silencio.
Y ahora eres el personaje principal
de mi cuaderno de mentiras.
Y sólo eso.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.