lunes, 25 de abril de 2016

Lo daría todo por ti



Qué no daría yo por ti
si nunca supe querer como contigo.
En la miel de tu pecho aprendí
que todo lo pasado se fue tal como vino,
para ser cosecha de un mejor hoy.
Tú, el fruto, mi alimento,
mi presente y mi futuro.
El mundo huele mejor cuando
tu aroma me reside entre la ropa,
y me manchas como si todo fuera bien
mientras tenga el color de tu boca.
El café me sabe a ti, me recuerda a tus ojos,
o tal vez sean tus ojos los que están pintados de café.
No sé,
creo que todo lleva tu nombre
como las etiquetas de las prendas.
Como los logos de las marcas.
El caso es que te veo allá por donde vaya.
No sé si me estoy volviendo loca
o si te has metido en mis pupilas,
en mi risa y hasta en el aire que me roza.
Y no, no sé si me estoy volviendo menos cuerda
pero si sé que desde ti
mis heridas ya no recuerdan.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.