jueves, 28 de abril de 2016

En cualquier otra parte


Qué fácil recreas al amor, 
porque mi corazón padece irreparable 
en algún lugar donde lo dejases. 
Y pensar que mis ojos que reflejaban a tus ojos 
sin querer mirar a nada más, 
han sido cuba de un rocío de lágrimas, 
sólo porque a ti, lo que te he ofrecido no te bastaba. 
He echado en falta tu boca 
porque sonreía cuando me miraba 
a mí 
y yo me sentía arreglada 
por dentro. 
Pero incluso en mi contra, he tenido que cambiar todo 
lo que pensaba que me hacía sentir bien.  
Porque no eras tú quien salvaba mi desastre, 
era yo, creyendo que a tu lado era todo más fácil.

Y ahora mírate. 
Tú con otra, 
y yo... 
en cualquier otra parte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.