Ir al contenido principal

El dolor de tu ausencia



Me dejaste deshilada,
convirtiéndome en una extraña.
Pasando las noches en vela,
entre lágrimas, empañada.
Sin querer más vida, sin querer
pasar las páginas después de ti
y caminando en cursiva.
Con las manos llenas del polvo
de sueños rotos.
Recogiendo los restos
de mi antiguo rostro.
Después de todo esto,
no creo que fuera tan auténtico
el valor de tus compromisos.
Y todo lo que fuimos
no llegó a ser más que un intento fallido.
El estallido de un fracaso.
Un verso inacabado
en un texto torcido.

Comentarios