martes, 26 de abril de 2016

El amanecer



A veces te levantas sin ganas de sonreír
y mucho menos de hacer sonreír a los demás...
Te sostienes de lo invisible, de lo abstracto,
de ilusiones que a veces no llegan a ser...
Sé que he tenido mil errores,
 y que aún me queda mucho por aprender.
Sé que detuve el tiempo en mi reloj para olvidarme de mi misma,
que miré al frente, que al intentar un sueño, fallé...
Que estuve escondida entre sonrisas,
que con mi destino me encorajé...
Que lloré noches a solas, que me mentí a misma para poder seguir.
Prefiero cerrar los ojos por un momento, respirar profundo,
quedarme con lo bueno y esperar al siguiente amanecer.
Porque abrazarte al suelo no sirve de nada
y de cientos de golpes se aprende a vivir un futuro mejor.
Porque te hará bien comprender
que lo que siempre estuvo a tu lado,
nunca dejará de estar a tu alrededor.
Pequeños instantes que te hacen sonreír al recordar.
 Darte cuenta que es eso lo que compone a la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.