Ir al contenido principal

Amor y odio



Llegando a odiarte incluso,
no puedo dejar de pensar en ti.
Me encuentro queriendo alcanzar un olvido,
donde quedasen difusos
tus recuerdos para mí...
Pero me pierde el deseo de tenerte tan cerca
hasta
que tus caricias se hagan mi respiro...
mirar atrás
y ver sólo que estás conmigo,
y que nada importa ya.
Pero me haces morir por dentro,
deseando un adiós.
Me escuecen las heridas que tienen tu nombre,
sólo querría no recordar lo que es amarte,
para que te asombre que si quiero
puedo olvidarte.
Y así no presumas de que de mí has podido ser
lo más importante.
Eres ese rasguño de mi interior que
me da vida
y me mata.
En donde la emoción se escapa,
y se escribe en la piel una nueva marca
donde  aunque borre tus huellas,
siempre de nuevo, y sin quererlo, se remarcan.
No quiero estar con alguien que
se olvida que amar es de dos;
y en mi caso, por quererte a ti,
sufro yo.
Queriendo estar conmigo,
¿porqué me quitas la respiración?
Y siempre así,
 yo, muriendo por no querer sentir
y olvidarme del amor.
No encuentro camino, y si tropiezo en ti,
debería no tener corazón
para no sufrir...

Comentarios