Ir al contenido principal

Entradas

Autoconfianza

Si no confío yo en mí, ¿qué debo hacer?; ¿esperar a que ocurra algo que lo cambie todo, sin más? No. Debo hacer algo. Debo creer que puedo hacerlo.

Entradas recientes

El crimen perfecto

Su figura aguardaba ante la cautela de la luz de las velas.
Yo le agarraba por detrás; con mis labios a ras de su vello; le miraba la espalda como si estuviera perdida y ésta fuera mi mapa. No necesita capa de superhéroe alguna para hacerme sentir salvada; me agarré a su cuerpo con mis brazos apretando fuerte. Qué suerte aquella, porque todo lo demás parecía desvanecerse mientras nosotros nos sentimos más vivos que nunca. Le besaba la nuca y se encogía entre mis manos, y me inundé en sus claros ojos, livianos. Aquella noche de color opaca, entre el naranja de las llamas, nos hizo nuestros.
Era el crimen perfecto. Matamos a cupido para que dejara de jodernos; intentó que lo nuestro no fuera posible; pero ya ves, no le surtió efecto.

No es una guerra

El amor se demuestra en los pequeños detalles; en un día cualquiera; en un lugar cualquiera.
Especialmente en los momentos de debilidad y lamento. Ahí, con más intensidad y fuerza.
Quien te quiere no te hace daño a propósito; quien te quiere se esfuerza por tenerte.
Y aun con miedo, sin excusa. Y aun con dolor, inerme.

Páralo si parece más guerra que concordia. Si le lloras, si te aterra. Si es más pena que vanagloria.
Si sufres si recuerdas; si no le importas una mierda.

                            No seas tú quien pierda
                                          la vida
                                   a su jodida vera.

Inguz

No sé a dónde voy a llegar.
Solo sé que me estoy dejando la piel en carne viva,
porque me estoy dejando el pellejo en mis ganas por ganar.
Ganar un poco de luz ante toda esta oscuridad que me ciega;
me quiere cegar.
Yo no me dejo, aunque a veces lloro; aunque a veces muero.
¿Me puedo salvar?; me voy a salvar.
Si hay camino,
te juro... te juro que yo pongo la voluntad.

Me dijo:

"Cuando estás conmigo  e r e s  m í a.
Da igual que luego dejes de serlo y presumas de eso,
pero,

c u a n do  e s t á s  c o n m i g o  e r e s  m í a."


Era verdad.
Era libre, imprevisible y con unas ganas enormes por volar;
pero cuando estábamos juntos, me sentía suya.

El suelo bajo los pies

¡Que suenen las sirenas!,
que uno de los 8 planetas está en peligro.
Es la Tierra, y son sus propios habitantes quienes la condenan.
Dicen que se irán a Marte, que allá habrá vida, que allá no habrá peligro.

Suenan las sirenas, pero somos nosotros la amenaza.
Dejamos la basura en cualquier sitio, arrojamos al plástico;
la Tierra grita, pero se le amordaza.
No hay ya un solo lugar limpio en todo el Ártico.

Los océanos sucios con más de 8 millones de toneladas
de residuos nocivos al año;
no queremos ver que somos nosotros el daño
pero los animales marinos son contaminados
y apresados entre plásticos y latas.

Provocamos al calentamiento global, lo retamos;
y mientras, crece el nivel del mar, porque los polos se derriten
y la catástrofe, entonces, será a nivel mundial.

Hay más fragmentos de microplástico en los mares
que estrellas en el cielo.
¡Qué triste! Separemos la basura, plantemos árboles;
enverdece a la vida, que suenan las sirenas, ¡no te quedes quieto!

¡Qué pena!, la Tierra no es…

Rumor de una confesión amordazada

Te miro a los ojos y te abrazo con mi mirada. Se hace el silencio. Nos miramos fijamente y tú te aguantas la risa, mientras yo me aguanto las ganas de soltarte un tequiero; pero me quedo callada, y tú tampoco dices nada. Mi sonrisa rompe el mutismo, y desvío la vista hacia cualquier lado. Y es que a veces creo que decirte lo que siento, me hará sentir en la punta de algún lúgubre abismo, en el que estoy a punto de caer, insalvable. Qué tonta, ¿verdad?; por sentirme insegura, incierta e incapaz. Son estas jodidas cicatrices que escondo entre los pliegues de mi piel, quizá. O son la excusa perfecta para ser una maldita cobarde.
Sin embargo, vuelvo a mirarte de ese modo en el que pocas veces miro. Te miro como gritándote lo que no me atrevo a decirte. Te miro como confesándome tuya. Es entonces cuando pienso que no hacen falta las palabras; debes saberlo ya; mis ojos te lo chivan todo.
Y tú, que me lo dices todo con tus aveces... A veces me pides la mano y la colocas sobre tu pecho; tu c…

Niégame

Si no vas a aceptar mi pensamiento, niégame.
Niégame estar a tu lado por ser como soy.
Niégame.
Rechaza mi gusto, mis ideas, mi estilo de vida y niégame.
Niégame si no me vas a permitir entenderme.
Por favor, niégame.
Clickeame un no me gusta, bloqueame y eliminame.

Esta zorra sociedad está compuesta de hipócritas que exigen respeto,
pero que no respeta lo opuesto.
Niégame, porque yo me niego a tolerar que alguien pueda despreciarme
por no ser exactos.