Ir al contenido principal

Entradas

¿Apostamos?

Quiero apostar por ti.
Mirarte un día y darme cuenta de
que eres todo lo que he buscado.
Detenerme en tus ojos y
transportarme a otro mundo
al mirarlos.
Agarrarme a tu cintura como si
fuese mi amuleto.
Perder mis miedos cuando me
abraces, y mis dudas cuando me
mires a los ojos.
Que puedas mirarme y ver en mí
a la persona que necesitas
contigo.
Llenar el sofá de palomitas por
comerte la boca en mitad de una
película.

Quiero arriesgar.
Si no me juego todo al rojo de tu corazón,
cómo saber que eres quien me hace bien,
o me hará mal.
Entradas recientes

Una hoja en blanco

Prefiero dejar la hoja en blanco a
escribirte unas palabras donde
trasladarte lo que me haces sentir
y cuánnto me gusta esa persona
que soy, contigo.
Prefiero dejar la hoja en blanco
porque no quiero crear una ilusión
preconcebida.
Quiero que
podamos mirarnos fijamente y
sepamos entendernos con la
mirada.
Tus ojos en los míos, y mi
corazón encajado en el tuyo...
o no.
Soy como un puzzle con una
pieza perdida y quiero encontrarte
como si tú fueras esa pieza.
Mi pieza.
Mi pieza perdida.

Pueblo y gobierno

Si no fuésemos tan borregos,
conformistas y autodestructivos,
no habría tanto títere
despellejando la confianza de quien quiere
y de quien necesita
mejorar.

Somos la sociedad burlada
a manos de la avaricia de poder.
A ellos no les conviene
que tú puedas prosperar.

Quieto, pobre, ignorante y con bozal,
eres mejor marioneta.

Progreso

Por las noches cerraba tan fuerte los ojos.
Quería desaparecer;
incluso rogué a la fe.
Me alentaba dentro de mis sueños.
Me prometía que saldría de esta.
Buscaba alguna excusa para creerlo.

Sin ilusiones,
no hay resurgimiento.

Huelga contra los piratas

El despotismo de la opresión nos controla.
El sistema nos controla.
Vivimos consumistas por unas necesidades
superficiales;
somos embaucados por el capitalismo.

Trabajadores explotados
con horarios reprochables,
y sueldos, descompensados
en relación a la labor realizada.
Esclavizados.
Desmoralizados por la mínima recompensa
y la falta de tiempo en ocio y descanso.

Todavía en este sigo XXI existe el explotador con su látigo.
Es la palabra del cacique.
La amenaza, es el despido.
La amenaza, es no poder mantener a una familia;
es no poder mantenerte a ti mismo.

Y eso, es miedo.
Así nos manejan, con el miedo.

El vendedor mira hacia su ombligo.
Los caciques recogen el mayor porte del beneficio,
recolectado por la mano de obra de los empleados marionetas.
El consumidor echa la vista hacia un lado,
solo piensa en su bolsillo.
La oferta y la demanda.
Venga, vacía tu bolsillo.
No importa el trabajador explotado.
No importa que realmente, en el fondo,
tú también seas engañado.

Aplaude tu estupi…

Provocación

Una noche cualquiera
me tropiezo con tus ojos fijos mirándome.
No deberías mirarme así, y lo sabes.
No debería mirarte así, y lo sé.
Qué haces tentándome, sonriéndome.
Quizá debiera hacer como que no estás
ni importas; es que ya no me importas pero...
por Dios, para.
Quizá reprocharte que te atrevas a entrar a mis ojos
con tu mirada,
y que lo hagas todavía con esa cara insinuante.

Deja de mirarme así, joder,
que me matas.
Hazle caso a tu acompañante.


Trauma

Tirame los platos sucios,
grita, berrea, mírame odiándome,
manipulame,
y haz que todo el mundo crea
que estoy a tus pies.
Sigue,
agárrame de la muñeca con tanta fuerza como
la que te falta para saber quererme bien,
si así crees que te sientes mejor.

En eso se resumía todo lo que fuimos,
mientras tú lo llamabas amor.

Maldito amor.

Miré hacia abajo
y tú sonreías burlón,
pensando que eras rey, mi rey.

Quizá has gobernado mi juicio
hasta extirpar mis ganas de vivir
llevándome a la locura;
quizá has apretado de más a mi piel,
quien solo te pedía noble.
Y dicen por ahí que el tiempo todo lo cura.

Y no es verdad.

Eres una cicatriz lo bastante profunda
para que todavía, sigas presente,
porque fuiste la enfermedad degenerativa
de mi mente.

Te vencí, sola.

Ahora,
eres trauma.

Eclipse

Dime,
hacia dónde van todas las heridas que nos hacemos,
cuando nuestras miradas hacen eclipse.

Nos abrazamos a todo cuanto merece la pena.
Somos mucho más que el error que atraviesa nuestro pecho;
que la palabra hiriente en forma de cuchillo sobre nuestro cuello
en mitad de una trifulca;
somos mucho más que la infundada travesía
a la que corremos a través de nuestra piel, con zapatos de clavos.

Cariño, me haces daño,
y también yo a ti,
pero,
pasados tres días y dos noches
recuerdo que pese a todo,
donde estoy mejor es bajo tus brazos,
tan a salvo.

Y cuando volvemos
a mirarnos a los ojos,

ya nos hemos arreglado.